Nuestro propósito

image Cuando nuestro Creador y Redentor, estaba a punto de ascender a los cielos para sentarse al lado de Su Padre, dejó para su pueblo un mensaje y una comisión. “Toda autoridad en el cielo y en la tierra me ha sido dada. Por lo tanto, vayan a hacer talmidin a gente de todas las naciones, dándoles la inmersión en mi Nombre. ¡Y enséñenles a obedecer todo lo que les he ordenado” Mt 28:19,20 versión Manual de YahwehHoy, su pueblo, los que realmente le aman y guardan sus mandamientos Jn 14:15, por amor a él y por amor a cuantos nos rodean, tenemos un mensaje que proclamar y una misión que cumplir.El evangelio eterno, LAS BUENAS NOTICIAS ETERNAS, deben ser proclamadas al mundo entero para poder cumplir con esa gran comisión.Y para ello, como un todo de las mismas BUENAS NOTICIAS, se nos reveló el triple mensaje angelical Ap 14:6… para amonestar al mundo para que adoren al PADRE Y AL HIJO como indica el primero de ellos y además, ensalzando su shabbat, el día de reposo dado para todos los habitantes de la tierra.

En el segundo, nos insta a reconocer la caída de Babilonia, quien ha hecho beber a todas las naciones (iglesias) del vino del furor de su fornicación, con sus falsas enseñanzas que hoy, sus hijas, pues es madre de rameras, siguen enseñando formando la imagen de la bestia.

Y el tercer mensaje que, junto con el primero debe ser dado a gran voz, es la revelación del amor del Padre y del Hijo para que nadie “adore a la bestia y a su imagen”. Salgan de esas confusiones dominicales que el agente de Satán ha impuesto en el mundo y adoremos en “espíritu y en verdad” a nuestro Creador. Jn 4:23

Viene lenta pero pisando con firmeza, la ley dominical, la marca de la bestia. Y así como Juan el Bautista fue levantado para preparar el camino para la primera venida de nuestro Redentor… NOSOTROS HOY, como los Elias del tiempo del fin, al igual que Juan el Bautista, hemos sido levantados para PREPARAR LA SEGUNDA VENIDA DE NUESTRO SALVADOR.

Si no lo hacemos, nunca podremos ser, lo que pretendemos ser, parte de su pueblo en este tiempo del fin.

Y dicha desobediencia, nos llevará a la muerte segunda en el “lago que arde con fuego y azufre” Ap 21:8